Preguntas Frecuentes Padres

¿Qué beneficios puede aportarle a mi hijo el campamento?

Aunque ustedes, como padres o madres, tengan emociones encontradas respecto a los campamentos, se sorprenderán cuando conozcan todos los beneficios sociales y emocionales que le pueden aportar a su hijo un campamento.

Su hijo/a aprenderá a interactuar con otros compañeros durante las veinticuatro horas del día y entablará relaciones de amistad en un contexto completamente diferente al escolar. Los niños y niñas que acuden a nuestro campamento construyen recuerdos y amistades que durarán de por vida.

La experiencia de vivir fuera de casa les hace descubrir que son capaces de manejarse bien en un montón de situaciones y de actividades nuevas para ellos. Este es el principal beneficio: el aumento de la confianza en sí mismos.

Para muchos niños, el campamento es el primer paso hacia su autonomía y va a suponer un factor muy importante en su desarrollo y crecimiento. En el futuro se lo agradecerán.

¿Se entenderá con los profesores hablando en inglés?

Sí, va a tener compañeros que se desenvuelvan con él idioma, ayudándose siempre unos a otros. Los profesores aunque sean nativos siempre consiguen que los niños aprendan y les entiendan, utilizando su conocimiento básico de nuestra lengua. De esta forma, perderán el temor y ganarán en confianza al expresarse en inglés, comprobando que puede ser algo muy divertido.

¿Cuál es la edad adecuada para inscribir a mi hijo?

La respuesta más adecuada la saben sin duda ustedes que son sus padres. Sin embargo, según nuestra experiencia, cuanto más pequeño es el niño, más fácil le resultará la adaptación. Nuestro programa está diseñado para niños de  6 a 19 años.

Si su hijo/a llega al campamento con una actitud positiva, con ganas de hacer amigos y de aprender muchas cosas; les garantizamos que nosotros haremos todo lo posible para que pase una semana inolvidable.

Mi hijo es pequeño/a… ¿Está preparado para ir de campamento?

A partir de 6 años, los niños suelen responder bien. Aunque no depende tanto de la edad física del niño como de lo “desenvuelto” que esté. Hay niños con 6 y 7 años que no han tenido ningún problema y niños de 11, 12, incluso más mayores, que no han salido nunca de casa y que les ha costado más adaptarse. Cada niño es distinto.

Consuélense, sabiendo que su hijo va a entrar en un lugar seguro que le ayudará a ampliar horizontes, adquirir mejores estrategias y adaptarse con mayor facilidad a un entorno nuevo.

Acabarán colgados del cuello de sus monitores.

¿Cómo se sienten los campistas primerizos?

La mejor manera de lograr que los niños y niñas se adapten a la vida lejos de su casa es teniéndolos ocupados de la mañana a la noche, ofreciéndoles un programa dinámico, fascinante y lleno de diversión: clases de música por la mañana y tarde combinadas con actividades, excursiones, entretenimiento nocturno, eventos especiales.

Nunca damos por hecho la adaptación del niño al campamento, tenemos que trabajarla desde el principio hasta el final.

“Mi hijo es tímido y es la primera vez que sale fuera de casa”

Es normal que los primeros días tengan algunas dificultades (sobre todo los niños tímidos o que no han salido nunca de casa) pero precisamente para eso van también.

Sitio nuevo, situaciones diferentes, personas que no conocía… Son cosas que asustan incluso a muchos adultos pero a las que hay que ir sabiendo acostumbrarse. Cuánto más se retrase, más tiempo habrá perdido para prepararse.

¿Los niños/as suelen venir acompañados de amigos?

No, la mayoría de los niños llegan al campamento sin conocer a nadie y de esta manera les resultará más fácil hacer nuevos amigos, aunque en ocasiones vienen con amigos de la misma escuela o conservatorio o con hermanos.

¿Cómo puedo saber qué tal le va?

Definitivamente podemos decirle que si no recibe noticias, eso ya son buenas noticias, como en el dicho inglés: “No news, good news”. En cualquier caso, si el niño tiene algún contratiempo, nos pondremos en contacto inmediatamente con la familia.

Por otro lado, pueden tener un contacto telefónico con su hijo/a como les hemos explicado todos los días de 21:30 a 22:30 al teléfono de los monitores. Las comunicaciones desde casa deben ser lo más alegres posibles, evitando las malas noticias y las reprimendas.

Las consultas importantes que tengan los padres durante el campamento se resolverán a través del teléfono de la coordinadora : 639 942 233.

Nostalgia

La nostalgia es bastante común en los niños que salen por primera vez de casa y, en ocasiones, sufren más los padres que los propios niños. En la mayoría de los casos, mientras se realizan las actividades dirigidas no tienen problemas, y es en los ratos libres o a la hora de acostarse cuando suelen acordarse de su familia. La felicidad de los niños, al permanecer unos días sin sus padres, la van a encontrar ahora en los nuevos amigos y en sus monitores.

“Quiere que le vaya a recoger”

Adaptarse a un sitio nuevo no siempre es fácil, más si no se tiene costumbre. Ante una situación de inseguridad (por la novedad, primera vez que se sale fuera…) lo más fácil y rápido es huir de ella, aunque no sea la mejor opción. Es muy importante aprender a convivir en otro entorno y con otras personas. No se sientan culpables al animar a su hijo a que se quede en el campamento pues la gradual desvinculación afectiva con los padres es buena para él y para ustedes y ha de hacerse poco a poco. ¿Cuántos niños lloran los primeros días de colegio?.

Tenemos que comprender que las situaciones nuevas hay que afrontarlas sin miedo, y salvo problema o conflicto importante (en cuyo caso ya habrían hablado con la coordinadora) no hay razón para abandonar la oportunidad de una experiencia nueva. No tenemos ningún interés en mantener a un niño/a que realmente se encuentre mal en el campamento. Por un lado por él mismo, si no lo disfruta no tiene sentido, y por otro por el resto de los niños, pues el contagio de “mamitis/papitis” es casi vírico. Pero las circunstancias que concurran hay que intentar solucionarlas “in situ” y solo si esto no fuera posible sería razonable el abandono del campamento.

No utilicen sobornos, o chantajes emocionales, ni permitan que se los hagan los niños. Tampoco es buena idea decir a los niños frases del tipo “prueba y si no te gusta te vamos a buscar” o “estás un par de días y si no…” porque estarán más pendientes de irse que de adaptarse. Estas propuestas más que darles seguridad les facilitará hacer valer su compromiso en cuanto surja la mínima contrariedad (cuando se les ha dicho que se les va a buscar hay que cumplir la promesa).

Mi hijo dice/ se queja/ ha tenido un problema…”

En primer lugar, no se alarmen. Si detectan algún problema (normalmente suelen ser pequeñas dificultades) no duden en hacérnoslo saber, porque, si bien es cierto que normalmente son cuestiones con mínima repercusión, muchas veces podemos evitar conflictos mayores si se detectan a tiempo y se resuelven en el momento.

¿Puedo visitar a mi hijo/a?

En general no se pueden realizar visitas a los niños durante su estancia en el campamento para no interferir en el desarrollo normal de las actividades.

Entendemos que las visitas son contraproducentes tanto para los niños visitados como para los que no pueden serlo, incluso para los familiares.

¿Qué pasa si llueve?

El campamento continúa con toda normalidad, tenemos previstas actividades para los días de lluvia. Incluso pueden venir bien para cambiar el ritmo.

¿Cómo se lleva el tema de la higiene?

Todos los días se supervisa la higiene personal de los pequeños campistas, esta tarea es responsabilidad directa de los monitores.

¿Cómo sé que mi hijo va a comer bien?

Folkonexion ofrece una dieta equilibrada basada en comidas caseras, cocinadas en el día y elaboradas con productos naturales. Por supuesto, los monitores serán los encargados de animar a los niños/as a comer de todo y a respetar buenos modales en la mesa.

¿Se tienen en cuenta las restricciones dietéticas?

Nuestro menú se puede adaptar a necesidades específicas de las familias que nos lo soliciten (intolerancias a la lactosa o al gluten, etc.). En nuestro formulario de ingreso, los padres interesados pueden comunicárnoslo para prevenir posibles alergias. Nosotros adaptaremos la dieta a sus necesidades.

¿La cantidad de comida es suficiente?

Los platos son generosos, pero si alguien se queda con hambre puede pedir más.

¿Puedo estar tranquilo de que cuidarán de él/ella?

Su hijo/a estará en todo momento al cuidado de los monitores correspondientes según sea la hora del día y la actividad. Contamos con una alta proporción de personal al cuidado de los niños. Su bienestar es lo más importante para nosotros.

¿Se puede llevar el teléfono móvil mi hijo?

Sí. No obstante, tenga en cuenta que durante las actividades el móvil estará apagado, por lo que si desea llamarlo, lo mejor será que lo haga durante la hora pactada.

¿Y a la hora de dormir?

A las 23:30 se apagan las luces. Por razones de seguridad, se cierra el establecimiento por la noche. Después de un día repleto de actividades, nuestros campistas se encuentran exhaustos. Así nos aseguramos que todos tengan un buen descanso.

¿Cuáles son los antecedentes de los monitores?

Todo nuestro personal tiene mucha experiencia en la enseñanza, teniendo cada uno de ellos larga trayectoria y experiencia con niños de diferentes edades y poseer conocimiento de música y otras actividades de ocio y tiempo libre que pondrán en práctica durante el campamento. Antes del comienzo se dará a los padres una relación de los nombres y currículum de los monitores participantes.

¿El personal recibe un entrenamiento especial?

Nuestros monitores recibirán una instrucción completa y se les entregará un protocolo de actuación ante todo tipo de eventualidades que se pueden presentar en un campamento de verano.

¿Qué tipo de servicios médicos están disponibles?

La mayor parte de los monitores están capacitados en primeros auxilios, también disponemos de un botiquín completo. Si por cualquier circunstancia ocurriese un percance, se asistirá inmediatamente al lesionado y esperaremos la opinión de los profesionales de la medicina. Si es necesario se le trasladará al Centro de Salud de la Caridad o al Hospital de Jarrio.

¿Cómo se manejan los problemas de conducta y disciplina?

Los niños/as y los padres reciben una copia clara de nuestras normas generales, a las que todos se adhieren. Las infracciones menores son generalmente manejadas de una manera coloquial en clave de buen humor.

Si fuera necesario pasar a soluciones más formales y correctivas, se convocaría una reunión entre el niño y la coordinadora del campamento. Si esto no fuera eficaz, se tomarán medidas más firmes, en colaboración con sus padres.

El ambiente en el campamento es muy bueno y relajado, teniendo todas las horas del día ocupadas. No se suele dar mal comportamiento, puesto que los niños han venido a divertirse y aprender.

¿Hay servicio de habitaciones?

Las habitaciones y los baños se limpiarán a diario, sin embargo, los niños deberán mantener sus viviendas razonablemente ordenadas. Esto les ayudará a mantenerse en un estado de ánimo positivo a lo largo de su estancia.

¿Qué deben traer consigo en su equipaje los estudiantes?

Ropa cómoda de verano, teniendo en cuenta que el verano en Asturias puede ser cambiante. En la sección “qué llevar” de nuestra página web encontrarán toda la información necesaria.

“La ropa es obligatorio que vaya marcada?”

No, pero es fácil que los niños no reconozcan su ropa o la líen con otros (especialmente los calcetines, que todos son parecidos).

¿Las actividades que van a realizar son seguras?

Sí, todas ellas impartidas por monitores especialistas, que contemplan todas las medidas de seguridad.

¿Pueden salir los chicos solos del campamento?

No, para cualquier gestión deberán estar acompañados en todo momento de los monitores.

¿Cómo puedo ayudar a preparar con mi hijo el campamento?

Haga que su hijo participe en la búsqueda del campamento. Escojan el campamento  juntos, discutiendo los aspectos que sean importantes tanto para usted como para su hijo. Cuanto más participe, más cómodo se sentirá después. Fomente la autonomía de su hijo en todo momento. Pasar una noche en la casa de un amigo puede ayudar a que la transición hacia la vida del campamento sin los padres sea más fácil.

¿Qué no debo hacer?

No debe prometer regalos a su hijo a cambio de que se comporte bien durante el campamento, porque les estará enviando un mensaje equivocado. La verdadera recompensa es la autoconfianza y la autonomía personal que adquirirán como resultado del campamento.

Últimos consejos…

Converse con su hijo sobre el campamento antes de la partida.

Puede simular con él/ella posibles situaciones que se puedan producir (hacer la maleta, qué hacer ante el extravío de objetos, como comportarse en el comedor, etc).

Determine con su hijo la política de llamadas telefónicas, horarios, duración.

Incluya un objeto de la casa en la maleta (una fotografía, un peluche..)

Hable con franqueza con el Director Musical y la Coordinadora del Campamento para que le dé su visión de la adaptación de su hijo.

Si su hijo hace una llamada de rescate, trate de contenerlo y conserve la calma. Evite la tentación de traer de vuelta a casa a su hijo cuando no es necesario.

A %d blogueros les gusta esto: